Crónica del estreno famatinense

FAMATINA (La Rioja), 8 de enero de 2008. La lluvia se abalanzó sobre el pueblo famatinense. Pero ni la tormenta ni el calor, ni el cambio de horario, ningún poder terrenal o natural impidió a la gente concurrir al estreno de Cielo Abierto. Una multitud abarrotó el salón parroquial de Famatina para ver Cielo Abierto (hubo que traer mas sillas y colocarlas en el pasillo central). Afuera, una cantidad mayor de gente que la que estaba adentro, pugnaba por entrar. Antes, Alberto Ayán, un cantor local interpreto sus canciones que hablaban sobre Famatina y luego se escuchó a Ramón Navarro (h) y su huayno, convertido ya en un clásico de la lucha, “El Famatina no se toca” y una mujer, que utiliza como seudónimo "George De La Rioja" presentó su libro “Recuerdos, El Famatina no se toca".

Famatina, un fiesta
Como si fuera un pueblo entero que se mira en el espejo, la gente presenció en silencio, aplaudiendo las intervenciones de los “personajes” (que estaba sentados entre el público), riéndose de los papelones de los funcionarios y festejando las apariciones de sus amigos o conocidos. Cuando terminó, la lluvia se había trasladado a los rostros de los espectadores, porque no fueron pocos los que se emocionaron hasta las lágrimas.
Estaban presentes también pobladores de Guandacol, Pituil, Chilecito y otros pueblos del interior riojano, pobladores de Tinogasta (Catamarca) que habían llegado expresamente y misioneros de Quilmes (Buenos Aires).
Cuando finalizó, en silencio, la gente salió a la calle, se unió a los que estaban esperando afuera (nadie se había movido en los 90 minutos que dura el documental) y todos juntos marcharon en silencio alrededor de la plaza.

Marcha de la bronca y de la fe
Se cumplían diez meses del corte de Peñas Negras. Diez meses también de la histórica jornada en que la gente, pacíficamente, sin más armas que la razón de sus realidades, había echado a la Barrick Gold, la multinacional minera más grande del mundo. Para conmemorar el aniversario, los vecinos autoconvocados habían organizado una marcha alrededor de la plaza (que se repetirá a partir de ahora todos los jueves).
Encabezados por los músicos del pueblo que entonaban canciones de Famatina y del Niño de Hualco, una multitud marchó, con antorchas y pancartas.
La marcha terminó frente a la iglesia, donde todo el pueblo, tomado de la mano o con las manos en alto, rezó y cantó el Padrenuestro. Luego, al grito de ¡El Famatina… no se toca!, se desconcentraron luego de vivir una jornada que no olvidarán en sus vidas. Porque fue histórico para un pueblo de 7 mil habitantes, porque tomaron conciencia de lo que han logrado hasta ahora, porque nada será igual luego de esta lucha.

2 comentarios:

Patricia Manni dijo...

Acompañamos desde nuestro porgrama la lucha de los vecinos del Famatina, por ello nos gustaría contactarlos telefónicamente para realizar una entrevista sobre el documental.
Muchas Gracias
A disposición
Patricia Manni
"La siesta fantástica"
0342154634044

Julio Marconi dijo...

Estimados
Soy un porteño que sigo de cerca los sucesos del Famatina. Necesito me informen si exhibirán el corto en Bs As.
Saludos cordiales

Julio Marconi